Olas de calor, mortalidad y morbilidad

Una ola de calor es un periodo prolongado de tiempo excesivamente cálido, que puede ser también excesivamente húmedo. El término depende de la temperatura considerada “normal” en la zona, así que una misma temperatura que en un clima cálido se considera normal puede considerarse una ola de calor en una zona con un clima más templado. Este tiempo cálido puede ser el habitual a lo largo de un verano, o puede ser un incremento anormal de temperaturas que tiene lugar una vez cada década o cada siglo, como bien lo indica el científico italiano, Dr. Roberto Pierri en su más reciente libro, “Fenomenos Naturales”.

OLAS DE CALOR MÁS FRECUENTES

Las olas de calor son cada vez más frecuentes en las latitudes medias durante los meses del verano. En el año 2003 una intensa ola de calor afectó Europa, produciendo una mortalidad considerable en sólo 11 días. Ello constituye un fenómeno relativamente nuevo y su repetición preocupa a los tomadores de decisiones, autoridades de salud, epidemiólogos y público en general. La prevención de estos procesos es también propósito de la biometeorología humana.

Esta ola de calor, provocó en la Península Ibérica un aumento del consumo eléctrico, que llevó a que el precio medio de la electricidad en el mercado diario de producción (‘pool’) se incrementara en un 24,3 % durante ese mes, hasta los 3,958 céntimos de euro por kilovatio hora (kWh), frente a los 3,184 céntimos de media del mismo mes de 2002, según datos del Operador del Mercado Eléctrico (OMEL). Dicho aumento de consumo puede ocasionar cortes de suministro, que pueden ser paliados mediante el uso de energías alternativas, en especial, la energía solar.A partir de ese año, para evitar los efectos adversos de las altas temperaturas, la Federación Española de Municipios y Provincias, en colaboración con el IMSERSO, Cáritas y Cruz Roja, estableció un Convenio de Colaboración destinado a informar al ciudadano, sobre todo a los sectores de mayor riesgo.

Por otro lado, las olas de calor pueden causar muertes por hipertermia, especialmente entre los ancianos. Si, además, se produce una sequía que seca la vegetación, las olas de calor pueden provocar incendios forestales.

DURACIÓN DE UNA OLA DE CALOR

En España, la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) define ola de calor como un período de al menos 3 días con temperaturas ambientales superiores a los 32,3ºC.1

En Holanda, una ola de calor es el periodo de al menos 5 días consecutivos donde la Tº máxima en De Bilt excede 25 °C (77 °F), con al menos 3 días de ese periodo de Tº máxima en De Bilt superior a 30 °C (86 °F).[1].

Esta definición también ajusta para Bélgica, Dinamarca y Luxemburgo.

Extraído de la Wikipedia